‘La última noche en Twisted River’

‘La última noche en Twisted River’

john_irving3Pasemos La última noche en Twisted River, con John Irving, en los Estados Unidos de los últimos cincuenta años. Nuevamente el autor de El mundo según Garp nos traslada a una compleja trama en la que los tintes autobiográficos se reflejan en gran medida en el protagonista de la novela, el escritor Danny Angel. Todo comienza con una muerte accidental, que, a pesar de ello, determina la vida de Dominic Baciagalupo y la de su hijo, el escritor y nuestro protagonista. Y, no obstante, el acoso policial al que se ve sometido Danny Angel es sólo la excusa de Irving para presentarnos cincuenta años de política y sociedad estadounidense:

“Todos habían sucumbido al encanto del muchacho perdido, a quien habían adoptado como quien acoge a un perro o un gato callejero. También el cocinero había sucumbido. Acaso viera en ese adolescente, de una alegría poco común, una encarnación de cómo sería su hijo de doce años en el  futuro, ya que Angel tenía una expresión afable y una sincera curiosidad, y no presentaba el talante huraño y retraído del que por lo visto adolecían los contados jóvenes de su edad establecidos en un lugar tan agreste y rudimentario como Twisted River” (capítulo 1 de La última noche de Twisted River).

Las novelas del guionista ganador de un Oscar cuentan siempre con un intrincado argumento y con una serie de personajes cómicos y memorables, y se sitúan en un punto intermedio entre la ficción literaria y la narrativa popular. Una oración por Owen (1989), una de las novelas de Irving destacadas por los críticos, está considerada como su obra “más lograda” y es probablemente el libro más autobiográfico del autor norteamericano.

Se trata de un relato de gran riqueza y de profunda comicidad sobre la fe, la duda y los recuerdos, que ofrece además una reflexión sobre la cultura americana. La historia transcurre en Toronto, en 1987. John Wheelwright, un hombre inquieto y obsesionado con el pasado, narra la historia de su niñez y del tiempo que pasó con su amigo Owen Meany durante las décadas de 1960 y 1970. La novela se centra en la relación entre la fe y la duda en un mundo en el que no hay ninguna prueba evidente de la existencia de Dios. El propio Owen refleja a la perfección esta idea, ya que representa “la condición espiritual de la humanidad”. Si os gustó Una oración por Owen os encantará La última noche en Twisted River.

Soy periodista, con una inclinación natural e inevitable por el Líbano en particular, y, en general, por todos los conflictos aparentemente minoritarios que podrían extrapolarse al resto del mundo. Estudié Periodismo y Humanidades y realicé un máster en Edición de Libros en la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente estoy volcada en el Grado de Estudios Ingleses y soy adicta al trabajo, a la literatura y a la fotografía. Desearía que los días tuvieran más horas para poder poner en práctica todas las ideas y proyectos que sueño en las pocas horas que duermo.

--852--