El día de la liberación egipcia

El día de la liberación egipcia

tahrir-egiptoEl 19 de marzo viajo a El Cairo. Hace tiempo que quiero visitar Egipto, pero desde que se inició la Primavera Árabe en 2010 el Ministerio de Asuntos Exteriores desaconseja visitar todas las regiones del país, salvo Luxor, Asuán, los complejos turísticos de la costa continental del mar Rojo y Sharm el Sheikh (siempre que se acceda desde el aeropuerto, evitando la conexión terrestre por la península del Sinaí). O lo que viene a ser lo mismo, solo recomiendan visitar las zonas exclusivamente turísticas. Y eso no es precisamente fruto de mi devoción.

Para empezar a empaparme de Egipto he recuperado un artículo que escribí cuando se produjo la famosa protesta de la plaza Tahrir en febrero de 2011.

Es emocionante vivir, aunque sea desde la distancia, todo lo que está sucediendo en el mundo árabe. Las concentraciones que se han producido en la plaza Tahrir (Liberación) en El Cairo para exigir el fin de la “era Mubarak” han sido tan sorprendentes como inspiradoras. Pocos pensaban que “el cambio” o las manifestaciones en pos de él pudieran producirse en el mundo árabe y menos con regímenes tan poco democráticos como los de Egipto, Jordania, Túnez o Yemen.

Casualmente, antes de que empezara la revuelta en la plaza Tahrir de El Cairo, empecé a leerme El edificio Yacobián (2002), de Alaa Al Aswany, uno de los autores más conocidos de Egipto y de Oriente Próximo. Me lo recomendó con fervor la librera de Ágora, una pequeña librería independiente y comprometida de Mallorca con una cuidada selección de libros. El edificio Yacobián me está ayudando a comprender una cultura tan compleja como la egipcia y a valorar la importancia de las recientes protestas.

La novela está formada por un conjunto de historias paralelas que viven los personajes que habitan en el edificio Yacobián de El Cairo. En un principio, en los años treinta, fue un inmueble de lujo donde residían miembros de la aristocracia egipcia. Pero con el tiempo, entró en decadencia y pasaron a habitarlo personajes de lo más variopintos, en especial en la buhardilla, donde se hacinaban los trabajadores y las familias más pobres de Egipto.

Apenas cien metros separan el pasaje Behlar, donde vivía Zaki Bey el Desouki, de su oficina en el edificio Yacobián. Sin embargo, cada mañana tardaba casi una hora en recorrerlos, ya que tenía que saludar a sus amigos de la calle: los dueños de las tiendas de ropa y las zapaterías, los dependientes de ambos sexos, los camareros, los trabajadores del cine, los habituales del Café Brasil e incluso los porteros, los limpiabotas, los mendigos y los guardias de tráfico.

Por el momento, se trata de uno de los libros más fascinantes que he leído en mucho tiempo, que me recuerda inevitablemente a las obras de Naguib Mahfuz y, en especial, al Callejón de los milagros (1947). La historia transcurre en el barrio viejo de El Cairo durante la Segunda Guerra Mundial, un momento de crisis, pobreza y estancamiento que culmina con la presencia de las tropas británicas y estadounidenses en Egipto.

Alaa Al Aswany recuerda a Mahfuz en el modo de retratar la cultura de El Cairo, pero dota a los personajes de una frescura incomparable. El edificio Yacobián será con el tiempo un clásico de la literatura egipcia, como estos días de revolución en la plaza de La Liberación pasarán a formar parte de la Historia con mayúsculas.

© Jerome Sessini/Magnum Photos. Egipto. Cairo. 6 de febrero de 2011.

Soy periodista, con una inclinación natural e inevitable por el Líbano en particular, y, en general, por todos los conflictos aparentemente minoritarios que podrían extrapolarse al resto del mundo. Estudié Periodismo y Humanidades y realicé un máster en Edición de Libros en la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente estoy volcada en el Grado de Estudios Ingleses y soy adicta al trabajo, a la literatura y a la fotografía. Desearía que los días tuvieran más horas para poder poner en práctica todas las ideas y proyectos que sueño en las pocas horas que duermo.