De la amistad

De la amistad

amistad_highDe la amistad – Cicerón

En De la amistad, Cicerón define los aspectos esenciales de la misma describiendo, en forma de diálogo, la relación que unió a Lelio con Escipión. Cicerón, filósofo romano del siglo IaC asegura, en boca de Lelio,  que la única amistad posible es entre iguales, que, además, deben ser buenos: “Al verdadero amigo lo mira el otro como a una imagen de sí mismo”. Hasta tal punto es importante la amistad, que el filósofo afirma: “Sólo puedo exhortaros a que antepongáis la amistad a todas las cosas humanas”.

Y “todas las cosas humanas” incluye a la filia familiar, puesto que del parentesco es posible eliminar la bienquerencia, esencial en la amistad. De hecho, sin la virtud no puede existir de ninguna manera la amistad, y, ante todo, ésta debe surgir del fruto del amor, en absoluto de la necesidad. “Angustiarse gravemente de los males propios no es de quien ama al amigo, sino de quien se ama a sí mismo”.  Debe haber, por tanto, una fidelidad y comunidad de sentimientos, además de una suavidad de trato a la hora de dar consejos o amonestar.

Es importante también que en servicio de un amigo no se falte a los deberes para con la república. No se deben, pues, rogar cosas erróneas ni hacerlas rogados. “La amistad no ha de ser compañera de vicios, sino de virtudes”. Asimismo, la amistad no tiene valor sin la verdad. Cicerón repudia en este punto la adulación, muy tentadora en los buenos momentos, pero que desaparece en los momentos bajos. “El amigo seguro se conoce en las circunstancias inseguras”.

Con la excelente retórica que caracteriza al filósofo, Cicerón define con sólidos argumentos la amistad, aunque rozando en algunos puntos el dogmatismo. Aunque en ciertos aspectos recuerda a la concepción un tanto oligarca que tenía Aristóteles sobre la amistad (que afirmaba que ésta debía darse entre iguales), no cabe duda de que la definición que da Cicerón se corresponde en la actualidad al ideal de amistad, muchas veces inalcanzable. Es sorprendente que tantos aspectos sean aún aplicables a la hoy en día, después de veinte siglos. Qué mejor que concluir con una cita de la obra: “Nada es más difícil que mantener una amistad hasta el último día de la vida”.

Soy periodista, con una inclinación natural e inevitable por el Líbano en particular, y, en general, por todos los conflictos aparentemente minoritarios que podrían extrapolarse al resto del mundo. Estudié Periodismo y Humanidades y realicé un máster en Edición de Libros en la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente estoy volcada en el Grado de Estudios Ingleses y soy adicta al trabajo, a la literatura y a la fotografía. Desearía que los días tuvieran más horas para poder poner en práctica todas las ideas y proyectos que sueño en las pocas horas que duermo.

--852--