‘Chinatown’, de misterios, intrigas y genialidades

‘Chinatown’, de misterios, intrigas y genialidades

chinatown-1974En un post reciente emulaba la vasta producción cinematográfica del cineasta polaco Roman Polanski. Pero me gustaría dedicar este post al film Chinatown (1974), uno de los thrillers imprescindibles de la década de los setenta. El guionista Robert Towne escribió Chinatown pensando en Jack Nicholson y realizó un trabajo excepcional que le valió el único Oscar que se llevó el film.

La trama es tan compleja como rica la interpretación de los actores, magistrales todos ellos en sus papeles. El detective privado Jake Gittes (Jack Nicholson en una de las mejores interpretaciones de su carrera) es un antiguo policía que solía patrullar las abrumadoras calles de Chinatown en Los Ángeles. Pero lo misterioso de su pasado crea en el espectador una incertidumbre que invita a imaginar los más espinosos acontecimientos. Esa sutilidad en el planteamiento de un trágico suceso del pasado insinúa además el desastre que conducirá a Jake de nuevo a Chinatown en el trágico clímax del film. Un final en el que Polanski dejó su inconfundible sello con una dramática muerte que se muestra fuera de plano y únicamente a través del audio, en unos frames que parecen interminables al espectador y que concluyen con un plano de la evidencia.

Pero volviendo a la trama, a Jake le contrata una mujer (Diane Ladd) para que espíe a su marido, Mulwray, de quien sospecha una infidelidad. Pero se trata de una farsante, ya que aparece la verdadera señora Evelyn Mulwray (Faye Dunaway) y, para evitar la vergüenza, decide continuar con la investigación, envuelta poco más adelante por una serie de asesinatos e intrigas. Las pistas le conducen al villano Noah Cross (John Huston), padre de la esposa de Mulwray y, a la vez, de la hija de ésta.

Una película fascinante en el año estelar de Francis Ford Coppola, que acaparó en 1974 los premios de los Oscar con El Padrino II, y selló con La conversación el mejor año de su carrera.

Soy periodista, con una inclinación natural e inevitable por el Líbano en particular, y, en general, por todos los conflictos aparentemente minoritarios que podrían extrapolarse al resto del mundo. Estudié Periodismo y Humanidades y realicé un máster en Edición de Libros en la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente estoy volcada en el Grado de Estudios Ingleses y soy adicta al trabajo, a la literatura y a la fotografía. Desearía que los días tuvieran más horas para poder poner en práctica todas las ideas y proyectos que sueño en las pocas horas que duermo.